A veces, una situación inesperada puede terminar de la mejor forma. Eso fue justo lo que le pasó a este bebé, al llegar al mundo en el sitio menos pensado.

Esto sucesio recientemente, en el Metro de París, todo transcurría con normalidad. Pero un acontecimiento único lo cambió todo.

Alrededor de las 11 de la mañana, y en pleno vagón del Metro, una mujer embarazada comenzó a sentir algunas molestias en el vientre.

Y aunque nadie de los ahí presentes sabía exactamente qué hacer, al final llamaron a las autoridades del transporte para que se hicieran cargo, según retoma Newsweek.

Pero para entonces, las contracciones habían aumentado y no había tiempo de trasladar a la mujer a algún hospital. Las autoridades no tuvieron más remedio que suspender el servicio en la línea del Metro y acompañarla hasta el alumbramiento.

Tras casi una hora, un bebé había llegado al mundo. Una vez que ambos se encontraban estables, fueron atendidos por paramédicos y trasladados al hospital más cercano.

Una vez que todo estaba bajo control, las autoridades de la línea del Metro local dieron a conocer una feliz noticia:

“La Línea A se complace en anunciar que el recién nacido se beneficiará del transporte gratuito en toda la red #RATP hasta que cumpla 25 años”, se lee en una publicación de la RER A en su cuenta de Twitter.



Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota