Un estudio realizado por investigadores franceses y publicado esta semana en el Journal of Experimental Medicine ha dado una nueva visión de a qué se debe la permanencia de los tatuajes en la piel y cómo reaccionan las células ante ellos. Según la investigación llevada a cabo en ratones, lo que ocurre es que los macrófragos se comen la tinta, la regurgitan y se la vuelven a comer, como lo explica The New York Times.

Un nuevo estudio asegura que las células inmunitarias de la piel se comen la tinta, la escupen y se la vuelven a comer y eso hace que los tatuajes estén siempre presentes y en continuo movimiento.

La cola de unos ratones de laboratorio ha servido a estos investigaciones para hacer su descubrimiento. Les tatuaron y después observaron el comportamiento de sus células. Así comprobaron que las conocidas como macrófagos, una células inmunes cuya misión es la de aniquilar cualquier elemento extraño que consideren perjudicial, absorbían la tinta del tatuaje para liberarla de nuevo al morir.

Una vez muertas y con la tinta ‘suelta’, los nuevos macrófagos volvían a engullirla. Así, como explican los investigadores consultados por The New York Times, se establece un bucle infinito que demuestra que los tatuajes están en continuo movimiento y la razón de que nunca desaparecen.

Según ha comentado Johann Gudjonsson, profesor de inmunología y dermatología de la Universidad de Michigan que no ha participado en el estudio, este lo que demuestra es que los tatuajes son “mucho más dinámicos de lo que se creía previamente”.

Hasta ahora lo que se pensaba era que estos dibujos grabados a tinta y aguja sobre el cuerpo humano se mantenían fijos tiñendo los fibroblastos, que son las células encargadas de sintetizar el colágeno.

Sin embargo, este nuevo hallazgo sobre el comportamiento de las células de la piel ante un agente externo como la tinta de un tatuaje podría contribuir activamente a la hora de diseñar nuevas técnicas de borrado efectivas, como avanzan en The New York Times.


Notas Relacionadas

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota